Algas, Limpieza, Mantenimiento, Piscinas

¡Despídete de las algas en tu piscina con estos trucos!

Las piscinas son espacios de esparcimiento y diversión que requieren un mantenimiento adecuado para garantizar la seguridad y el disfrute de quienes las utilizan. Uno de los problemas comunes que los propietarios de piscinas pueden enfrentar es la aparición de algas, especialmente durante los meses de calor. Aunque las algas no representan un peligro directo para la salud, su presencia puede consumir los recursos de desinfección del agua y afectar la eficacia del cloro, complicando así el tratamiento del agua y su aspecto estético. En este artículo, abordaremos cómo lidiar de manera eficiente con este problema, evitando medidas inadecuadas que pueden empeorar la situación. Desglosaremos los pasos necesarios para recuperar la calidad del agua de la piscina, eliminar las algas y prevenir su reaparición, siempre con un enfoque práctico y profesional.

Identificación y análisis inicial del problema

como-quitar-las-algas-del-fondo-dela-piscina

Análisis de la calidad del agua

Despídete-de-las-algas-en-tu-piscina-con-estos-trucos

Antes de emprender cualquier acción, es crucial realizar un análisis completo de la calidad del agua de la piscina. Este análisis nos permitirá conocer los niveles actuales de pH y de cloro, dos indicadores fundamentales para el tratamiento efectivo contra las algas. Para esto, se pueden utilizar reactivos químicos específicos como Red Phenol y un medidor DPD número 1. Es importante no contaminar las muestras, por lo que se recomienda usar guantes o pinzas al manipular las pastillas de reactivos.

Corrección del ph y cloración

Identificación-y-análisis-inicial-del-problema

Ajuste del nivel de ph

Corrección-del-pH-y-cloración

El pH adecuado es esencial para la eficacia del cloro. En caso de que el agua presente un pH elevado, se debe proceder a su reducción utilizando productos como reductores de pH o ácido clorhídrico, respetando las proporciones adecuadas según el volumen de agua de la piscina.

Proceso de hipercloración

Una vez ajustado el pH, se debe realizar una hipercloración, es decir, incrementar el nivel de cloro hasta al menos 5 partes por millón para combatir efectivamente las algas. Este proceso debe complementarse con una filtración constante para evitar zonas inactivas y promover la dispersión del cloro.

Mantenimiento y limpieza física

Limpieza de paredes y fondo

Tras estabilizar el cloro, es necesario realizar una limpieza exhaustiva de las paredes y el fondo de la piscina. Es importante eliminar los residuos y suciedad, dirigiéndolos al desagüe y no a través del sistema de filtración, para no comprometer su eficiencia.

Tratamiento de algas resistentes

Si se detectan algas oscuras que se adhieran fuertemente a las paredes, pueden requerirse desincrustantes y un cepillado minucioso para su eliminación.

Prevención y tratamiento continuo

Uso de algicidas y productos de triple acción

Para prevenir la reaparición de algas, es recomendable el uso periódico de algicidas. También, para el mantenimiento habitual, se aconseja la utilización de pastillas de cloro de triple efecto que incluyan algicida y floculante, lo cual ayudará a mantener el agua clara y libre de algas.

Contralavado del filtro

Finalmente, no debe olvidarse realizar un contralavado del filtro para eliminar los residuos acumulados durante el tratamiento y mantener la eficiencia del sistema de filtración. El respeto a las proporciones de cada producto es esencial para mantener un equilibrio químico adecuado en el agua.

En resumen, el tratamiento y prevención de las algas en la piscina es un proceso que requiere análisis, corrección de parámetros químicos y limpieza física. La constancia y la realización de un mantenimiento adecuado garantizarán un espacio seguro y atractivo para el disfrute de todos los usuarios. Abordar estos problemas con conocimiento y las herramientas correctas permitirá disfrutar de una piscina limpia y saludable durante toda la temporada.

Deja un comentario